Comentario Cine: “Hollywoodland”.

Este comentario va con bonus track. Primero el comentario a Hollywoodland publicado en Sobras el 22/02/2007 y luego el texto original que escribí sobre la película, el que debí adaptar, porque en Sobras querían algo más humorístico:

Publicado en Sobras:

Si eres de los que vendería a su hermano chico a un traficante de riñones para comprar un pasaje a Hollywood y convertirte en una estrella, esta película te hará pensarlo dos veces, algunos traficantes pagan más por las corneas. Ya, en serio, Hollywood alguna vez se llamó Hollywoodland (después le sacaron las letras que sobraban al mítico cartel) y como todas las hueás terminadas en “landia”, que de lejos parecen algo súper lindo y amistoso, de cerca era más bien un lugar oscuro y feo, igual que esa caverna con piratas de yeso en Fantasilandia.
George Reeves (Ben Affleck), sin saber con que chichita se estaba curando, soñaba con convertirse en un actor famoso de mmmHollywood. Y claro, hizo lo que cualquier ser humano con sentido común haría, acostarse con una veterana casada con un ejecutivo ultra poderoso de la MGM. Así consiguió el gran papel de su vida, transformándose en la cara de Superman para la generación que creció en los ‘50. Sin embargo, los poderes no lo acompañaron la noche en que sentado en su cama una bala lo atravesó, y su muerte pasó a ser un misterio, sin que se pudiese determinar si se trató de un suicidio o de un asesinato. Ahí aparece Louis Simo (Adrien Brody), detective privado que tratará de descubrir la verdad, pero meterse con los enigmas del mundillo hollywoodense, se puede volver muy peligroso.
Affleck, perdió la oportunidad de hacer el rol de su vida. Pese a que cumple dignamente con la tarea, no sale del papel de pelmazo con aspiraciones. Por otro lado, Brody es quién salva la cinta con sus caras de circunstancia y esa parada de sujeto atormentado, pero en el fondo de buenos sentimientos. Y es justamente en los momentos más álgidos de la investigación del detective, cuando la peli adquiere un leve vértigo, porque en general resulta lenta.
Habría quedado mejor contar esta historia como un documental o un docudrama que plantee cada teoría sobre la muerte de Reeves con sus implicancias, antes que esta peli con una lograda recreación de época, pero débil en mantener al espectador interesado en su butaca. Esto la hace perfecta para esperarla en DVD, porque el material adicional de seguro la enriquecerá bastante.
De todas formas debemos agradecerle a la película dos importantes lecciones de vida:
1) Para ser famoso hay que tener sexo con la esposa de un ejecutivo influyente en la industria del cine (¿Alguna disponible? No dude en dejar su mail).
2) Da lo mismo si eres un pésimo actor, siempre que te pongas los calzoncillos arriba de los pantalones.
Tres basureros, porque aparece Superman.
PD: Raro eso de que dos tipos con un apellido tan similar Reeve(s) (George y Christopher), hayan interpretado a Superman en diferentes épocas y que ambos terminaran sus vidas como las pelotas. Cosas de Hollywood.

Texto Original:

No se si Hollywood sea un lugar lindo, pero de lo que estoy seguro es que tiene algo fascinante, que está ligado a una suerte de aura legendaria. Casi toda la mitología contemporánea viene de ahí, y hay quienes darían su vida por pasar a formar parte de ella. Uno de ellos fue George Reeves, encargado de interpretar a Superman en televisión durante los años 50, quién terminó entregando su vida literalmente. La oscura muerte de Reeves como digno cuento de Hollywood, está rodeada de tesis que intentan definir si se trató de un suicidio o de un asesinato. Lo que es seguro, es que una bala atravesó su cuerpo y eso que al Hombre de Acero las balas le rebotan. ¿Paradójico? No, hollywoodense.
Porque Hollywood es como una dimensión paralela, un espacio donde lo que ocurre tiene sus propios códigos y reglas, por lo tanto cuando alguien intenta develar algún misterio que rompe con la leyenda, el peso completo de años alimentando mitos que permiten dormir tranquilos a quienes manejan la industria, le puede caer encima y dejarlo reventado contra el asfalto. Louis Simo (Adrien Brody), detective privado, se introduce en ese juego torcido al tratar de aclarar cómo fue realmente la muerte de George Reeves (Ben Affleck).
El relato intercala la investigación de Simo con lo últimos años de la vida de Reeves. Resultando mucho más entretenida la historia del outsider que por encontrar la verdad entra en un universo que se nutre de mentiras, mientras que a la vez trata de sobrellevar sus problemas personales, a cargo de un Brody impecable como siempre, por sobre la correcta, pero no espectacular interpretación que hace Affleck de Reeves, mostrándolo como un pelmazo con aspiraciones.
A la cinta le faltó convertir a George Reeves en un ser humano, mostrar más a fondo a un tipo con frustraciones, que quería dirigir y obtener papeles de peso, cuando finalmente pasaría a la historia por ser el tipo que usó los calzoncillos rojos sobre la malla azul, detalle también hollywoodense. No niego que hay un par de escenas bastante conmovedoras y decidoras sobre el carácter del hombre, pero se pudo hacer muchísimo más, para dar mayor validez a la tesis de un supuesto suicidio, que tiene menos contundencia frente a las otras que se muestran en la película.
Es interesante como la cinta plantea que meterse con Hollywood, no es algo fácil, porque si no sabes que vía elegir para alcanzar lo que deseas, te puede pasar como a George Reeves, a quién el mismo camino que lo condujo al éxito, le significó una caída libre tan grande, como para nunca alcanzar a darse cuenta del todo que Hollywoodlandia es un lugar triste, con mucho papel maché y que desde el momento en que le vendió su alma, ha estado en una linda pesadilla disfrazada de sueño.
La película es lenta y sólo en los momentos más álgidos de la investigación de Simo adquiere cierto suspenso, pero es muy leve. Habría resultado mejor contar esta historia como un documental que plantee cada teoría con sus implicancias, antes que esta cinta con una lograda recreación de época, pero débil en mantener al espectador interesado en su butaca. Esto la hace perfecta para esperarla en DVD, porque el material adicional de seguro la enriquecerá bastante.
Cabe agregar, aunque no tiene que ver con el argumento de la película, que es inevitable acordarse de ese mito que habla de una supuesta maldición de Superman: Christopher Reeve y George Reeves, ambos encarnaron al súper hombre y tuvieron destinos trágicos, el primero quedó con su cuerpo paralizado como todos recordarán, tras caer de un caballo y de George creo que ya hablé bastante en este texto. Raro eso, Reeve y Reeves, Superman y Superman, mítico, legendario… hollywoodense.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: