Categories
Web articles/Artículos en la web

Mirror: The brief encounter of David Lean, Wong Kar Wai and Sofia Coppola

Originaly published in Old movies for modern times.

British director, Sir David Lean (Lawrence of Arabia, The Bridge on the River Kwai) shows its emotional side in Brief Encounter (1945) filmed in England, previous to his Hollywood success with epic movies. With less silence and in black and white,Brief Encounter shares with indie American filmmakers such as Sofia Coppola (The Virgin Suicides, Lost in Translation) or Noah Baumbach (The Squid and the Whale,Margot at the Wedding), the same uncomfortable sensation in characters that feel their life is not going in the right direction, after the appearance of a door that gives them a taste of a different life style.

The story is narrated from Celia Johnson’s (Laura Jesson) point of view. A well married housewife, mother of two children. The same archetype performed by Meryl Streep in Clint Eastwood’s The Bridges of Madison County. They are characters retained and almost alienated by routine. We don’t know the story behind their actual situation, but conformity and the lack of expectations can be seen in the surface through the excitement and the tender shame they experience when they have to face new sensations.

Once a week, Celia has to take the train at the same hour to town, that is her only escape, the only way she can leave the house and get a bit of artificial tension. After shopping she goes to the movies. Even when it is not exploited in the film, the idea of the lonely women sitting in front of the screen, let us realize that she has a range of emotions she saves just for her.

In one of her trips, she meets Dr. Alec Harvey (Trevor Howard) at the train station café. That will be the first encounter of a week to week secret. The couple shares long conversations walking at night while the train passes behind them in the opposite direction, leaving only the smoke. The train is their relation. It’s their opportunity to change their life forever, to encourage their selves to take the opposite direction.

Then comes guilt and the crucial moment, the final decision. Will they stay together or they will continue with their lives and families? The film got the Palm d’ Or at Cannes Film Festival in 1946. 54 years later, Chinese director Wong Kar Wai (2046) was nominated for the same price with his movie In the mood for love.

The film tells the story of two marriages, in the first one, the wife has to travel frequently, in the second one is the husband. So the equation leaves us at home a lonely husband Chow Mo-wan (Tony Leung) and a lonely wife Su-Li-zhen (Maggie Cheung).

Together they discover that their respective traveler spouses have an extramarital relationship between each other. In a sick game, they try to recreate how their husband and wife met each other, without noticing they are starting to live their own romance.

The encounters open for them the door of company and conversation, always with the tense limit between friendship and love. Frequent scenes of them eating together, are the portrait of a couple that enjoys listening to each other. In a first stand the relationship runs out of passion and lives in a deep level of ideas. Behind that armor appears creativity as a key factor. He is a writer and she starts helping him with a novel, they start dreaming together, the mutual interior access to the inner worlds of each other generates a unique bond of intimacy. Just like Dr. Harvey and Celia going together to the cinema in Brief Encounter, the feelings that remained relegated, find in their companion a space to manifest naturally.

Also at Cannes, filmmaker Sofia Coppola thanked Wong Kari Wai for the inspiration she got from In the Mood For Love (2000) to write and direct Lost in Translation(2003). The meeting of a young American just married woman with an actor that is filming a commercial in Japan, who is taking advantage of the crumbs of his previews success, shares the idea of a door that opens to the life they already have and also the opportunity of finally finding a soul mate.

In the three stories, love is exposed as a recovery of innocence. The excitement of starting again in mature characters, make them leave sex in a second level.The script of In the Mood for Love had several sex scenes, but finally Wong Kar Wai decided to tell a story that was beyond bodies, it was about the final sense of life, the real taste of happiness gained with soul compatibility.

But that also has a risk. How real is that love? If characters remain together they can start a new routine. If they continue with their lives as they are, they will charge forever the secret of the love they shared with each other and they will always have the eternal fantasy of an alternative life.

In the mood for love turns the “secret” concept into a spiritual metaphor. The story says that you can confess anything to a tree to free your soul, which inspired the final sequence of Lost in Translation, we don’t know what the characters conversation is about, but it is the only moment they experience their relationship with total freedom. In David Lean the secret is related with self forgive.

What is silence in Wong Kar Wai and Sofia Coppola is conversation in David Lean. What is hope in David Lean is peace in Wong Kar Wai and humor in Sofia Coppola. What is sadness in David Lean is resignation in Wong Kar Wai and tenderness in Sofía Coppola. The train passes and the secret will remain forever in the tree.

Categories
Web articles/Artículos en la web

El remezclar de la fuerza

Publicado originalmente en Medium.

No soy un fan acérrimo de Star Wars, pero me gustan. Valoro sobre todo que la saga la creó un tipo fanático de las carreras de autos y la velocidad, medio nerd, pero que soñaba con ser un James Dean, que hacía cortos raros y experimentales en su universidad y que en vez de carretear, los sábados por la noche se quedaba escribiendo en un cuaderno historias de personajes con nombres medio camp (Luke se llamaba Starkiller), que ocurrían en planetas inexistentes. En síntesis: un autor.

Me gusta que en las tres primeras se notan todavía las palabras escritas a mano en un cuaderno. Una nueva esperanza era una película por la que el estudio y sus colegas directores no daban un peso (excepto Spielberg que le hizo una apuesta por la que aún hoy recibe millones), ni siquiera George Lucas, lo que le entregó mucha libertad. Ahora la damos por hecho, pero en el cine de los 70 donde imperaba el realismo y la historia urbana, era una rareza.

Algo inexplicable que estaba en el límite entre la superproducción y el cine B, una línea que a Lucas le ha costado calibrar en su carrera, sobre todo como productor, muchas veces cayendo en el mal gusto y un humor sonso (La segunda parte de American Graffiti, el especial de navidad de Star Wars,Howard the Duck, la inclusión de Jar Jar Binks en el Episodio 1, etc…).

Eso a la vez implica un riesgo. Exponerse, jugársela por algo que puede ser tanto odiado como amado y con la primera trilogía de Star Wars le resultó, lo amaron. Ese es el juego, eso es ser un autor, enfrentarse desnudo y que te tiren tomates o que enganchen, pero en ningún caso dejar de explorar y de exponerse con honestidad.

Con la segunda trilogía le tocaron los tomates, pero no se puede negar que era una obra cargada por sus obsesiones e influencias. De él. Fue esa ausencia de temor ante el riesgo y lo inexplorado, lo que terminó impulsando la industria de los efectos especiales, a través de su empresa Industrial Light & Magic.

En cambio ahora nos enfrentamos a una película concebida para ser amada y el problema con eso es que no se atreve a correr riesgos, por lo tanto hay guiños, pero no coqueteo. Se siente tan familiar, que a ratos es como si la hubiésemos visto, aunque lo que presenta en pantalla es pragmáticamente nuevo, las estructuras y elementos sustanciales son los mismos. Es un espacio cómodo, pero que carece de sorpresa.

La diferencia está en la cadena de influencias detrás de la obra. El despertar de la fuerza es como un cover o un remix de las ediciones anteriores, hay una sola gran fuente de origen de la que se nutre y actualiza y reordena los elementos, pero al final estamos bailando la misma canción, con ciertos aspectos formales que dan cuenta de la mano del DJ, en este caso J.J. Abrams, que hace como nunca que las luces de colores se reflejen en los cascos de los stormtroopers y los sables en los rostros de los combatientes. Ok, sí, pinchó el disco con pericia, concretando una experiencia estética placentera y efectiva en sus ritmos narrativos, que se deja ver con fluidez, pero no compuso algo nuevo.

La primera Star Wars mezclaba el cine de Kurosawa, el teatro Kabuki, el cine clásico de aventuras rotativas como Flash Gordon, la pasión por la velocidad y estructuras mitológicas amparadas bajo la conceptualización de Joseph Campbell, entre otros elementos, que dan cuenta de un camino de formación personal, tan personal que hasta la, entonces, esposa del director se hace cargo del corte, porque nadie lo conocía mejor que ella.

Tampoco es necesario volver a inventar la rueda, pero cuando el objetivo es conquistar consumidores en lugar de corazones, incentivar a que los niños compren juguetes en lugar de que se entusiasmen a salir a explorar y vivir sus propias aventuras, es difícil sorprender, impactar y enamorar.

La cinta entretiene y a ratos encanta, pero no se sostiene sin sus predecesoras. Se habría agradecido algo de riesgo, cierto nervio que implique no concederlo todo, para que sea un universo que funcione bajo sus propias reglas narrativas y no las que podría esperar el público.

Es valorable una protagonista femenina y un elenco que como el original apuesta por la normalidad en los actores, no hay físicos privilegiados y los grandes nombres son de antaño, el resto está empezando a construir sus carreras, lo que es una estrategia brillante que creó el mismo Lucas, en las primeras cintas, para mantener la verosimilitud dentro de un mundo de naves y extraterrestres.

El despertar de la fuerza más que una película, es una experiencia popular con todos sus añadidos de merchandising. Es como quién baila una de sus canciones favoritas en una fiesta con sus amigos, sorprendiendo en algo a los más jóvenes, pero a la vez, dejando en claro que eso que ya fue, no les pertenecerá nunca como le perteneció a ellos.

No hay un verdadero despertar. La fuerza siempre estuvo ahí en la primera trilogía. Esta película la remece un poco, pero es ante todo una invitación para retornar y, en el caso de los nuevos espectadores, redescubrir el origen.

Categories
Photography/Fotografía Uncategorized Web articles/Artículos en la web

Fotoreportaje 100 en 1 día

Fotoreportaje con la versión 2015 de la iniciativa 100 en 1 día en Santiago, que despliega instalaciones artísticas en el espacio urbano publicado en Plataforma Urbana.

Acá todas las fotos:

Categories
Uncategorized

dsc_0049 dsc_0681 dsc_0581 dsc_0578 dsc_0575_-2 dsc_0575_-1 dsc_0572 dsc_0567 dsc_0569 dsc_0565 dsc_0560 dsc_0558 dsc_0540 dsc_0386 dsc_0379 dsc_0190 dsc_0178_ dsc_0178 dsc_0175_ dsc_0173 dsc_0162_ dsc_0162 dsc_0159 dsc_0157 dsc_0145 dsc_0084 dsc_0074 dsc_0073

Categories
Web articles/Artículos en la web

Gabriel García Márquez (1927-2014)

ggm

Aunque el García Márquez que seguramente va a ser más recordado será el de las guayaberas y ficciones con mujeres levitantes, viejos alados, niños con cola de chancho, los Buendía y ancianos con el vigor sexual de un adolescente, el que se queda conmigo es el GM pre boom, un tipo flaco, de terno y corbata, pero ya con el bigote característico.
Hace años, cercano a egresar como periodista me compré en una librería en dos tomos gruesos de fino empaste “Textos costeños” y “Entre cachacos”, cada uno cubierto con una solapa de papel, uno amarillo y el otro verde pálido.
En esos textos descubrí a un GM que me resultó infinitamente más cercano que el de sus novelas y cuentos. Sobre todo en “Textos costeños”, el primer volumen, me encontré con muchos artículos breves de un periodista joven, que recibía el pago por texto publicado, y que con ese dinero podía financiar una buena comida, cigarros y algo para beber.
Lo que me fascinó fue que en los artículos había un diario de vida encubierto, en su descripción de los pasajeros de un viaje en tren, lo vi sentado en una esquina tomando apuntes mentales, en su elogio al acordeón leí el pulso entusiasta de un melómano a lo “Casi Famosos” y en su texto sobre Charlie Chaplin vi a un cinéfilo sentado solo frente a una pantalla dejándose fascinar por las imágenes.
La sensación era parecida a la de conversar con un amigo. Podía imaginar su voz frente a una cerveza, contándome sobre las entrevistas que le estaba haciendo al naufrago que nadie más quería entrevistar y la serie de artículos que saldría publicado sin su nombre en las próximas ediciones del diario. Ese, el periodista y también el fan, es el GM que me impactó, el que se quedará conmigo y que me acompañó mucho en un momento puntual de mi vida. ¿Cuál es el tuyo? ¿Qué texto te marcó?

Categories
Unsung Films Web articles/Artículos en la web

Pablo Larraín’s No: Pieces of History

Published at Unsung Films on Feb. 19/2013.

Categories
Diálogos Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios

Habitantes de la memoria

Columna publicada en la edición de Diciembre 2012 de Revista Diálogos de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

La revista completa en este link.

Columna Diálogos

Categories
Domingo El Mercurio Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios

An encounter with Santa Claus/ Un encuentro con el Viejo Pascuero

Picture by Peé Annett/2008.

A travel article on my visit to Santa Claus in Rovaniemi, Finland, published in Domingo the Travel Magazine of El Mercurio newspaper/ Un artículo de viajes sobre mi visita al Viejo Pascuero en Rovaniemi, Finlandia, publicado en Domingo, la Revista de Viajes de El Mercurio.

Santa Claus (spanish) Domingo Magazine Enrique Núñez Mussa (PDF)

Categories
Books/Libros Km Cero Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios Projects/Proyectos Web articles/Artículos en la web

Km Cero Tablet Edition

As Editor in Chief of Km Cero I developed three numbers of a magazine thought for Tablets and iPad that was distributed by Samsung.  It is the first Chilean magazine for young readers made for this platform. /

Como Editor General de Km Cero desarrollé tres números de una revista pensada para Tablets y el iPad que fue distribuida por Samsung. Es la primera revista chilena para jovenes en esta plataforma.

First we made a special a edition. Book that shows in detail the development of the student movement in 2011/ Primero hicimos un número especial. Un libro que muestra en detalle el desarrollo del movimiento estudiantil de 2011.
This is the cover of number one/ Esta es la portada del número 1.
The second number is a special edition about Chilean competitors at London Olympics 2012/ El segundo número es una edición especial sobre los competidores chilenos en las Olimpiadas de Londres 2012.

The numbers can be downloaded from Samsung Apps/ Las ediciones se pueden descargar desde Samsung Apps.

Categories
Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios Viva Santiago

Santiago se reconstruye

Publicado en Revista Viva Santiago.