Categories
Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios Qué pasa en Antigua

Antigua una ciudad Kafka/Antigua a Kafka city

Fui invitado por la Revista Guatemlateca Qué Pasa en Antigua a inaugurar la sección de columnas en su edición de julio 2009, con un texto en español e inglés con fotos. La idea era pensar Antigua. Acá va el resultado con las fotos que aparecieron en el papel./ I was invited by the Guatemalan Magazine Qué Pasa en Antigua in their july 2009 edition, to start their column section with a text in spanish and english with pictures. The idea was to think Antigua. Here is the result with the pictures that appeared in the paper.

La versión impresa en estos links/ The print version in this links:

Español.
English.

EN CONSTRUCCIÓN

Las ruinas son heridas que no han terminado de sanar, advertencias sobre la piel que han convertido a Antigua en una ciudad en permanente construcción. Las visito, las observo y no veo más que vida, jardines verdes manchados con flores de colores donde juegan niños, parejas de enamorados que emiten vibraciones de pura energía en cada beso, estudiantes forjándose a sí mismos y elementos de construcción de diversa índole repartidos por doquier, andamios, cubetas para el agua, martillos. Instrumentos de curación que en lugar de sanar mantienen las heridas abiertas para preservar las ruinas.
Las mismas ruinas que en las tardes, cuando se han cerrado las puertas y sus visitantes se han ido, lloran en silencio, se ha acabado la distracción y están obligadas a ver sus cuerpos deformados, destruidos unos sobre otros, pilares desmembrados que finalmente se han vuelto la base para conformar lo que la ciudad es hoy. Con su llanto contagian a Antigua completa y quizás por eso en la tarde comienza a llover, son lágrimas de terror de una ciudad que un día perdió su identidad. El fantasma del terremoto de 1773 aparece como sinónimo de abandono.
Por ese motivo necesita tanto de sus visitantes, para volver a existir. Los turistas llegan a Antigua como víctimas de una corriente magnética; es un llamado subterráneo, desesperado. Ellos arriban y la tiñen con sus acentos y paseos por el Parque Central. Los morados, amarillos y verdes de las tiendas de artesanías se confunden con los caquis de los pantalones y shorts, con las mochilas sucias y las botas gastadas. Algunos regresan hasta por segunda, tercera y más veces, otros se quedan para siempre, pero muchos no vuelven más. Y es este grupo el que finamente se llevará por el resto de sus días una sola imagen, un fragmento de tiempo encapsulado en fotografías digitales que ayudan a refrescar la memoria.
Finalmente ese lapso espacio temporal arbitrario y único será Antigua para ellos, sólo esos olores, sonidos, sabores. Ese es uno de los principales encantos de la ciudad, que nunca es la misma, porque la constante renovación de sus visitantes la convierte en una ciudad en permanente construcción.
Dos turistas entran a un bar, no se conocen, ambos son jóvenes y de nacionalidades diferentes; él habla algo de español y decide acercarse a ella, la invita a un trago, ella está sola y de pasada, en dos días más continuará viajando por Centroamérica: El Salvador, Honduras y volver a casa. Él, en cambio, estará por un mes en Antigua, vino a perfeccionar su español, sus padres son latinos, pero creció en los Estados Unidos. La conversación fluye como todo en la ciudad, agradable, gentil, sonríen sin esfuerzo, toman más de un trago. Ambos están solteros y tienen dos días más para definir el final de esta historia. Independientemente de la decisión que tomen, para cada uno de ellos Antigua será esa noche, esa conversación, las risas, aún cuando es posible que ninguno de los dos vuelva a pisar la ciudad, ellos se convirtieron en la ciudad el uno para el otro.
Al momento de definir Antigua, dejando de lado los adjetivos que merece su bella arquitectura colonial o la palpable fe que transmiten sus iglesias, tratando de buscar esa esencia que conforma la identidad. Me atrevo a decir que Antigua es una ciudad Samsa.
Al comienzo me extrañó que uno de sus restaurantes se llamara Kafka, desentonaba con la estética centroamericana, sin embargo, cuando descubrí que este lugar también ofrecía hospedaje y cuando más de una vez pasé por su fachada y vi a turistas reunidos frente a un guía, lo comprendí todo.
Kafka escribió sobre Antigua sin saberlo, esta ciudad es Gregorio Samsa. Trata de entenderse a sí misma, busca permanentemente saber quién es, está traumada, marcada por el abandono y la soledad. Por lo tanto, necesita de la visión externa para autoafirmarse y comprender su identidad. Es a través de sus visitantes que es posible definir Antigua. Porque ellos con sus pasadas esporádicas también son la ciudad. Una ciudad Gregorio Samsa. Una ciudad en permanente metamorfosis.

UNDER CONSTRUCTION

The ruins are wounds that have not stopped recovering, warnings on the skin that turned Antigua into a city in permanent construction. I visit them. I observe them and do not see any more than life: green gardens stained with the colors of flowers where children play, lovers who emit vibrations of pure energy in every kiss, students building themselves, and construction elements of diverse nature distributed all over, scaffoldings, buckets of water, hammers. Instruments of healing that instead of re
cover, preserve the open wounds to keep the ruins alive.
The same ruins that in the evenings, when the doors have been closed and the visitors have gone away, cry silently; the distraction has ended and they are forced to see their deformed bodies destroyed one on top of other; dismembered props that finally have become the base to shape what the city is today. With their weeping they alter Antigua completely, and probably because of it, in the evening it begins to rain; they are tears of terror of a city that one day lost its identity. The ghost of the earthquake of 1773 turns out to be synonymous with abandonment.
For this reason, she needs her visitors so much, to exist again. The tourists come to Antigua as victims of a magnetic current; it is an underground call of desperation. They arrive and dye her with their accents and walks though Central Park. The purple, yellow and green of the craft shops get confused with the khakis of trousers and shorts, with the dirty backpacks and worn-out boots. Some of them return for a second, a third, or more times. Others remain forever, but many people do not return again. And, it is this group, the ones that will take with themselves, for the rest of their days, only one image of the city; a fragment of time encased in digital photographs, which helps the memory to be refreshed.
Finally, this arbitrary and unique temporary space will be Antigua for them–only these smells, sounds, and flavors. This is one of the principal captivations of the city, which is never the same, because the constant renovation of her visitors turned her into a city in permanent construction.
Two tourists go into a bar. They don’t know each other. Both are young and of different nationalities. He speaks some Spanish and decides to approach her. He invites her for a drink. She is alone and in town for a small time. In two more days, she will continue traveling through Central America: El Salvador, Honduras, then back home. He will be in Antigua for one month. He came to work on his Spanish. His parents are Latinos, but he grew-up in the United States. The conversation flows as everything in the city: gently. They smile without effort and have more than one drink. Both are single and have two more days to define the end of this story. Independent of the decisions they make, for each of them, Antigua will be that night, that conversation, those laughs. Even when it is possible that neither of them will return to the city, they became the city for each other.
To define Antigua, leaving out the adjectives that the beautiful colonial architecture deserves or the palpable faith which her churches transmit, by trying to look for the essence that shapes its identity, I dare to say that Antigua is a city Samsa.
At the beginning it surprised me that one of her restaurants was called Kafka; it seemed out of tune with the Central American aesthetics. Nevertheless, when I discovered that this place also was offering accommodations, and when more than once I passed in front of it and saw groups of tourists with a guide, I understood everything.
Kafka wrote about Antigua without knowing it; this city is Gregorio Samsa. She tries to be self understood, permanently seeking who she is, still in shock because of abandonment and loneliness. Therefore, she needs the external vision to understand her identity. It is through her visitors that it is possible to define Antigua. Because with their sporadic visits, they become the city. A Gregorio Samsa city. A city in permanent metamorphosis.

Categories
Km Cero Publimetro Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios

Columna Dicen

Tuve la oportunidad de inaugurar la sección de columnas de opinión del suplemento Km. 0 de Publimetro en la edición que apareció la primera quincena de octubre de 2008. La versión en papel digital del suplemento.

Acá el texto:

Hace unos años la geisha chilena, Anita Alvarado, cantaba en una de sus peores-mejores canciones “La gallina pecadora”: “Dicen que dicen de mí, que soy una pecadora”. Más allá de sus dilemas de consciencia, la geisha nos conducía a una pregunta que puede resultar bastante reveladora: ¿Quiénes son los que dicen?
Es común escuchar afirmaciones como: dicen que esa película es increíble o dicen que en ese restaurante atienden pésimo. Hay quienes toman decisiones a partir de lo que “dicen”. No falta el que finalmente no invita a salir a la chica de sus sueños, porque dicen que es posesiva o el que no postula a un trabajo, porque dicen que el jefe es un torturador.
Insisto, ¿Quiénes son los que dicen?
También entre los que le creen al “dicen” están los que pasan un semestre de martirio por haber tomado el curso equivocado, que dicen es de lo más piola. O los que pagaron de más por unas zapatillas que se rajaron antes de tiempo, porque dicen que esa marca es la mejor.
Dicen, sí, todos dicen lo que otros dicen, pero ninguno dice lo que quiere decir.
En algún momento me la creí y llegué a pensar que el “dicen” era una invocación a un inconsciente colectivo, abstracto y difuso, pero siempre real. Hasta que me acostumbré a realizar el decepcionante ejercicio de preguntar: Ok, ¿Pero quiénes son los que dicen? Desde entonces, en cada caso no he recibido más que titubeos y salidas de emergencia: “bueno, eh… los críticos”. Incluyendo en esa categoría de respuestas la peor de todas: la gente. Cuando la gente dice, es una suerte de ley de oro. Independiente a que la gente sea un hermano o un vecino o más probable todavía, uno mismo.
Así es, creo que el “dicen” no es más que una manera de esconder con autoridad de papel maché lo que queremos decir, para no quedar de tontos, locos o ignorantes o peor aún para participar activamente en una conversación sin tener el más mínimo conocimiento de los temas en discusión, sólo para pertenecer al grupo y así formar parte de “la gente”.
El “dicen” es poderoso, muy poderoso, tanto que debiese ser un factor a tener en cuenta cuando se estudia nuestra economía. La vida de un producto puede depender del “dicen”. Antes de pensar en campañas, carteles y avisos, los publicistas deberían contratar personas sólo para que se encarguen de decir lo que otros dicen sobre sus productos, sería una revolución comercial.
Para qué hablar de lo que significa el “dicen” en términos de autoestima, si alguien escucha lo que otros dicen de ella o él a través de un tercero, el día puede ser tan magnifico como de pesadilla, todo por culpa de esa palabrita: Dicen, dicen, dicen y dicen. Y seguirán diciendo, por eso veamos qué dicen de esta columna.

Categories
Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios Rolling Stone Chile

Lumet y Mamet.


Artículos publicados en Revista RollingStone, sobre dos artesanos del cine: Sidney Lumet (izq.) y David Mamet (der.).
Para ver el artículo en grande, hagan click sobre la imagen de abajo.


Categories
Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios Rolling Stone Chile

Comentarios Cine: “Promesas del Este” – “Acción Mutante” – “El Planeta de los Simios”

Les dejo estas recomendaciones que escribí para el número piloto de la Agenda Rolling de la Revista RollingStone. Vale la pena buscar los Dvd’s.
 
            Promesas del Este

La cinta relata la historia de un chofer de la mafia rusa en Londres cuya vida se cruza con la de una enfermera. Las consecuencias de ese encuentro sorprenden en los giros que tiene el guión y en los dilemas morales propios de un cine sobre mafiosos que se atreve a retornar dea poco.

 

En sus últimas películas el director David Cronenberg está manifestando una nueva madurez que nutre de una sombría frescura el imaginario retorcido al que nos tiene acostumbrados. Las escenas de Promesas del Este parecen selladas al vacío y quedan grabadas en la memoria como los tatuajes en la piel del protagonista Nikolai Luzhin.

 

Este personaje es interpretado por Viggo Mortensen, quien realizó una cuidada investigación para darle vida, logrando transmitir los conflictos internos del personaje con gestos sutiles que nutren a la cinta de realismo. Esa actuación le valió a Mortensen una merecida nominación como “Mejor Actor en un Rol Protagónico” en los premios Oscar de este año.

Acción Mutante

Acción Mutante es la opera prima del director español Alex de la Iglesia y tiene como productor al cineasta Pedro Almodóvar. Juntos dan forma a la historia de una joven millonaria que el día de su matrimonio es raptada por una banda de terroristas mutantes.

 

Aunque la película tiene pecados propios de un director principiante, como el exceso de recursos humorísticos que recargan el guión, resulta valiosa en su apuesta por la ciencia ficción. Un género que ha sido poco considerado por el cine de habla hispana.

 


El Planeta de los Simios (La versión original)

 

El deceso del actor Charlton Heston, famoso por sus roles en películas épicas y últimamente por su cuestionada defensa a la tenencia de armas de fuego que expuso Michael Moore en Bowling for Columbine, es motivo para revisar una de las películas más jugadas de su carrera.

En El Planeta de los Simios, Heston se enfrenta a las emociones primarias del ser humano a través de un relato con un contundente discurso social y religioso, que llega a su punto más alto en un final sorprendente al estilo de La Dimensión Desconocida. De hecho Rod Serling, creador de la serie, participó como guionista en esta cinta.

Categories
Caleidoscopio Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios

Comentario Cine: “Radio Corazón”.

Publicado en revista Caleidoscopio en 2007.

Es un honor cerrar los comentarios de cine de Caleidoscopio 2007, invitando a ver una película chilena. A diferencia de lo que podría esperarse de una secuela a El Chacotero Sentimental, la chacota y los sentimientos se encuentran en una proporción equilibrada, donde no abunda el chiste fácil.
El Rumpy (o lo que queda de él), se desenvuelve como un director meticuloso en los detalles de producción y con un destacable manejo del ritmo narrativo, demostrando que sabe hacer la pega.
Ante lo inusual que resulta encontrar una secuela entre las producciones nacionales, es inevitable hacer comparaciones con la película anterior y por políticamente correcto que suene, creo que las cintas están empatadas.
Mientras que El Chacotero… es más sólida en la elección de las historias y en las actuaciones, Radio Corazón gana en agilidad y elegancia visual, con el tremendo apoyo de una banda sonora precisa y efectiva a cargo del maestrísimo Carlos Cabezas.
Sin embargo, se cae en algunos puntos. Las historias dos y tres se desarrollan abruptamente, lo que se suma a serias transgresiones cometidas por los narradores de los tres relatos, en los cuales vemos situaciones que la persona que nos cuenta su rollo por teléfono, no tendría forma de conocer.
Con pifias y todo, es una opera prima que está al nivel de lo que se espera de una película chilena en el contexto actual de nuestra incipiente industria fílmica. La entretención se mantiene sin guateos y hay risas aseguradas. No le vamos a “ponerle” un tema, pero sí una ovación grado 3. ¿Cómo son esas? Averígüenlo Uds. y con la puerta cerrada.
Categories
Caleidoscopio Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios

Comentario Cine: segunda revisión a “Los Simpson La Película”.

Este comentario a la película de Los Simpson, fue publicado en la edición de Agosto 2007 de Caleidoscopio, revista del Centro de Estudiantes de Comunicaciones de la Universidad Católica .

Todos hemos conocido a algún Homero e incluso hay quienes están en camino a convertirse en uno, eso es lo que más valoro de Los Simpson, que al reflejar a través de estereotipos a la clase media norteamericana, se convirtió en una serie democratizadora al exponer ante millones de personas las inquietudes del ciudadano común y corriente, amarillo y con los ojos salidos, pero a final de cuentas común y corriente.

Creo que es eso lo que justifica la tremenda bulla que se ha generado alrededor de la película. Casi no existe la persona que no haya soñado alguna vez con verse en una pantalla de cine, por lo que ver a Los Simpson proyectados en grande, es un poco como verse a sí mismo.

Independiente al debate en torno a si la película es un capítulo alargado o no, puedo decir que de todas formas igual la vas a disfrutar, porque el guión está escrito con la sutileza de quien conoce a la amplia variedad de espectadores a los que se enfrenta y en ese sentido tiene mensajes a diferentes niveles para satisfacerlos a todos.

Si bien la cinta no aspira a ser la mejor película de animación de todos los tiempos y está bastante lejos de aquello, va a pasar a la historia en su calidad de hito pop, ya que significa involucrarse de manera directa y colectiva con una de las creaciones audiovisuales más influyentes del Siglo XX y sería una lástima quedarse abajo.

Categories
Caleidoscopio Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios

Comentario Cine: “El Perfume”.

Comentario publicado en la edición de Junio 2007 de Caleidoscopio, revista del Centro de estudiantes de comunicaciones de la UC:

El Perfume pertenece a una rara especie de películas. En la misma línea de cintas como La Muchacha de la Perla o la versión 2004 de El Mercader de Venecia, adopta códigos estilísticos de lo que podría considerarse un cine de “alta cultura” (tomando en cuenta lo discutible y desagradable del término), mezclándolos con un presupuesto relativamente elevado que permite una producción a todo chancho, una campaña publicitaria discreta y meter a un actor famoso, que aprovecha la oportunidad para “actuar en serio”, Dustin Hoffman en este caso. Creando un producto pop, pero con una factura audiovisual de primera.
Lamentablemente, la cinta es débil en el ritmo de la narración, la profundidad del mensaje y el desarrollo de los personajes. Convirtiéndose en un complemento al best seller homónimo de Patrick Süskind, más que en una tremenda adaptación.
Sin embargo, entre lo más rescatable está un Dustin Hoffman solidísimo, como no lo veíamos hace años y una escena final que se hace gigante, inaprensible e hipnótica en su saturación. Por esa escena y para aprender a fabricar perfumes con la piel de chicas guapas (una gran lección para la vida), vale la pena pagar la entrada.

Categories
Caleidoscopio Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios

Comentario Cine: “Scoop”.

Comentario a Scoop publicado en la edición de Mayo 2007 de Caleidoscopio, revista del Centro de Estudiantes de Comunicaciones de la Universidad Católica:
Scoop no es escupo en inglés, sino que golpe noticioso en jerga periodística gringa y es Scarlett Johansson quien tiene la posibilidad de darlo, cuando un periodista muerto se le aparece y le entrega un dato que puede cambiar su carrera para siempre.
Johansson es guapa, muy, muy, muy, pero muy guapa y quiero que sea mi compañera en periodismo, no es por desmerecer a las chicas lindas de la facultad, pero Scarlett la embarró.
¿Qué tiene que ver eso con la película? No mucho, pero sólo por ver a Johansson vale la pena pagar la entrada, ah sí, y porque la historia está bien contada, los chistes son divertidos y el Tata Woody vuelve dignamente a su faceta de comediante, después de su etapa Match Pointeana de “me creo súper serio y dramático, ¿ya?”.
Aunque Scoop no es de las grandes cintas (Crímenes y Pecados, Annie Hall, etc.) del abuelito Allen, entretiene y para estar entre sus películas menores (Bananas, Sleeper, etc.), trata bastante bien sus obsesiones como la constante tensión entre tragedia y comedia o su fascinación htichcockiana por el asesinato perfecto.
Categories
Caleidoscopio Magazine and newspaper articles/Artículos en revistas y diarios

Comentario Cine: “Apocalypto”.

Publicado en el número de Marzo 2007 de Caleidoscopio, revista del Centro de Estudiantes de Comunicaciones de la UC:
El nombre de esta película engaña. No estamos ante una metáfora del Apocalipsis, ligada al análisis profundo de lo que pudo significar el fin de la civilización Maya. Sino que frente a más de dos horas de cantidades descomunales de violencia y acción, la especialidad de Mel Gibson, cuando de dirigir se trata.
Litros y más litros de sangre van tiñendo esta suerte de Duro de Matar, pero con mayas, sacrificios humanos, taparrabos y perforaciones corporales… muchas perforaciones corporales. No es recomendable para los fans de Barney y Los Cariñositos, pero si piensas que puede ser cool ver a un tipo comiéndose los testículos crudos de un tapir, esta es tu película.